3 de julio de 2013

La Maternidad de la A a la Z: E de Enfermedad


Bienvenid@s a la taintas edición de este genial carnaval, ideado por Vero, de Trimadre a los 30. Querida Vero, ya puedes estar orgullosa de la ocurrencia tan genial que tuviste con esta fiesta bloguera. ¡Me encanta! (Y no, no me cansaré de repetirlo).
Hoy elijo la E, y me estreno con la palabra ENFERMEDAD, palabra nada fácil ni de digerir ni de llevar si la asocio con CÁNCER. Pero me he propuesto soltar todo lo que pasa por mis neuronas (las pocas que me quedan sanas) cuando me viene a la cabeza y todo lo que esta palabra ha representado y representa en mi maternidad. Así que voy a utilizar esta entrada como una especie de "purga". Evidentemente, ni va a ser en tono de humor ni mucho menos irónico, o sea que parece que voy a cambiar totalmente mi habitual registro. Espero que el riesgo valga la pena.

Sin más dilación, vamos allá.
Según los respetables miembros de la RAE, ésta sería la definición de la ENFERMEDAD que de manera tan cruel arrasa a su paso:
cáncer.

(Del lat. cancer).


1. adj. Dicho de una persona: Nacida bajo el signo zodiacal de Cáncer. Yo soy cáncer, ella es piscis. U. t. c. s.

2. m. Med. Enfermedad neoplásica con transformación de las células, que proliferan de manera anormal e incontrolada.

3. m. Med. Tumor maligno.

4. m. Proliferación en el seno de un grupo social de situaciones o hechos destructivos. La droga es el cáncer de nuestra sociedad.
Real Academia Española © Todos los derechos reservados


Como podéis imaginar, voy a ir directa al grano: me quedo con las acepciones 2 y 3.
La primera vez que esta ENFERMEDAD, el cáncer, sonó en mi casa fue hace muchos años. El desafortunado en incorporarla a su lista de enfermedades o afecciones fue mi padre, doctor en medicina para más inri. Sin embargo, poco nos enteramos aquella vez: poca información por su parte, pocos datos y detalles. Llámalo proteccionismo, llámalo X. El caso es que tal como llegó, se fue.
A pesar de que la suerte quería quedarse con nosotros, no fue así. A los pocos años, a punto de recibir el alta definitiva, mi padre volvió a ENFERMAR de cáncer y, esta vez, sí que nos enteramos, y mucho. Su ENFERMEDAD tenía nombre propio, apellidos de alta estirpe y llegaba para tambalear su vida y la nuestra: el carcinoma renal venía con ganas de batalla y victoria. Le extirparon el riñón afectado, tenía muy mal pronóstico y el cirujano, amigo de mi padre, no nos mintió en ningún momento: si sabíamos rezar, ya podíamos empezar. Sin embargo, mi padre, que además de fuerte es un cabezota, se negó a que aquello minara su vida, y salió de la batalla por la puerta grande.
Años más tarde, cuando mi compañero de viaje en esta vida loca y yo llevábamos un tiempo viviendo juntos y teníamos un proyecto de futuro que ríete tú de los grandes arquitectos terrenales, la dichosa ENFERMEDAD volvió. Pero, esta vez, le tocó a otro padre: el Papi de mis Pichu y Pollito, sí, los mismos que entonces no estaban ni planeados. 
Cuando crees que tienes toda la vida por delante, un saco enorme lleno de proyectos y planes, ilusión a toneladas para hacer todo eso y más, y la ENFERMEDAD del cáncer llega a tu vida para cortarte las alas, te quedas totalmente desconcertado, helado, roto, vacío, muy asustado y lleno de dudas y miedos. Y tienes dos opciones: luchar, hasta perder el aliento, por la victoria o hundirte hasta caer en picado y ponerle la alfombra roja a la enfermedad, que además de victoriosa, se paseará con el orgullo hinchado y relamiéndose de gusto.
Mi pareja, mi mejor amigo, mi amante, mi compañero de vida, el futuro padre de mis hijos... tenía cáncer. Y tenía que ser operado de urgencia y recibir un tratamiento fuerte de quimioterapia. ¿Por qué él? "¿Por qué a mí?" Esa pregunta que le lanzó al médico que se lo detectó sigue grabada en mis oídos como si la acabara de formular, y sus ojos llenos de miedo a lo desconocido y de lágrimas de rabia, tampoco los olvido. Después de saber cuánto duraría el tratamiento con quimioterapia, su siguiente pregunta... "¿Pero llegaré a nuestra boda? ¿Nos podremos casar?". Pues sí, nos casamos. Después de unos meses más que duros, en los que combinar el trabajo con las tardes de hospital, obras en nuestro futuro piso, preparativos de boda fue toda una aventura (gracias sister, sin ti no habríamos podido), nos casamos. Recién acabadita la quimio. Fueron unos meses difíciles en los que nuestra relación creció en madurez, en complicidad y sobre todo, en amor. A pesar de esas interminables tardes-noches de jueves, viernes, sábado y domingo en las que Papi se aislaba de todo y de mí, en las que cualquier ruido, roce en su piel, palabra o gesto le molestaban, le hacían sufrir y lo apartaban de mi lado. A pesar de momentos en los que se le veía más muerto que vivo. A pesar de todo aquello, su amor por la vida, por los suyos, por mí, su valor, sus ganas de vida y su admirable fuerza hicieron que saliera victorioso de la dura batalla, y hasta hoy. 
Siempre he dicho que me alegro de que esta dura ENFERMEDAD quisiera aparecer cuando ya estábamos juntos. Recuerdo con cariño la primera vez que le rapé la cabeza, para ir preparándonos para lo que vendría después. Estabas sexy, ¿eh, amor? No paraba de repetírtelo porque así era como lo sentía. Luego llegó la "caída" de verdad, que se llevó hasta tus cejas. Y sin embargo, seguiste siendo el hombre más guapo sobre la faz de la tierra. (Aunque he de reconocer que aún me cuesta ver las fotos de nuestra escapada a Londres para celebrar el fin del tratamiento).
No hace falta que diga que durante ese tiempo lloré mucho, a escondidas, en silencio, por dentro. No podía dejarme llevar por el miedo porque la valentía de mi marido se merecía todo mi respeto y estar a la altura.
A pesar del triunfo contra el enemigo, la pesadilla aún se alargó un poco, haciendo que nuestro deseo de ser padres tuviera que esperar, al menos, dos años, para evitar así que nuestros tesoros pudieran nacer con algún problema consecuencia de los efectos residuales de la fuerte quimioterapia. Y siempre con la incertidumbre de si podríamos tenerlos de manera natural. Lloré mucho con la noticia, supongo que fruto de ver quebrada la ilusión de tener hijos pronto y olvidar todo lo vivido en ese medio año.
Dos años después, tuvimos la respuesta. Me quedé embarazada de Pichu ¡a la primera!. Así que Pichu fue el más vivo ejemplo de nuestra victoria, un auténtico regalo del cielo, nuestro particular milagrito, el fin de las dudas, la incertidumbre y el mal trago. Mi embarazo significó la continuidad de nuestro proyecto de futuro juntos, que había quedado estancado hasta nueva orden. Vivimos el embarazo con el sentimiento continuo de sabernos más que afortunados, felices, amándonos y amando a nuestro bebé más que a nuestras propias vidas. Porque los milagros, a veces, ocurren, pero para que lleguen hay que creer en ellos. Y porque nosotros seguimos creyendo en nuestro proyecto de familia juntos , hace poco más de 8 meses llegó el Rubiazo, el broche de oro de nuestra historia. Somos muy, muy afortunados. Lo sabemos. Y os prometo que no hay día en que no lo recordemos.

Sin embargo, esta maldita ENFERMEDAD está empeñada en demostrarme que llega cuando quiere, que arrasa, que putea, que jode y mata. Y por eso, hace dos años y medio, volvió a visitar a mi padre, y esta vez sí, para quedarse definitivamente. En este tiempo, he visto como uno de mis pilares en esta vida (y, por circunstancias que no vienen al caso, mi único pilar de sangre adulto) va cayendo para no levantarse jamás como lo hacía antes, va consumiéndose y apagándose poquito a poco. El cáncer vino hace dos años cargado de malos proyectos, mala idea y mucha ansia de poder y de ganar. Invadió su único riñón sano, su páncreas... subió al cerebro, lo dejó en coma... y, a día de hoy, aún sigue su camino, arrasando sin piedad con todo lo que encuentra a su paso, dejando su huella de muerte y estrangulando la vida. Pero mi padre es el hombre más valiente del mundo, sí, y aquí está, luchando contra esta cruel enfermedad que te convierte en los restos de tu sombra. 
Durante todo este tiempo he tenido la suerte de, además de mi habitual compañero de viaje, tener a mis dos hermanas y a mi hermano al lado, luchando contra toda esta mierda,  llorando juntos, solucionando juntos, viviendo situaciones fuertes, injustas e inesperadas juntos, levantándonos unos a otros y levantando a mi padre. Os adoro. A mi padre lo hemos visto entrar en coma, salir del coma, partirse la cadera, salir exitoso de la operación, pasar una neumonía, cargarse la neumonía y salir de ella... 
Mi padre está hecho de amor y roca. Y por eso, sólo por eso, sigue aquí. Y gracias a esa fuerza que saca de algún lugar secreto y escondido, ha visto nacer a mi hija, a nuestra Pichu, la ha acunado, ha jugado con ella, la ha columpiado en el parque, ha presumido de ella. Gracias a su valor y a su cabezonería, y con tan sólo la ayuda de su bastón, estuvo conmigo en mi segundo parto, aguantando las horas en la sala de dilatación, que no fueron pocas; entró en el paritorio y vio nacer a su segundo nieto, Pollito, mi Rubiazo, me besó con orgullo de padre, de abuelo, y de doctor ginecólogo y obstetra, y se pasó casi 24 horas después recuperándose de la fuerte emoción y sin poder mover un sólo músculo del grandísimo esfuerzo que había hecho. Y ese regalazo ya no nos lo quita nadie, ni a él ni a nosotros. 

Es por todo esto que, muy a mi pesar, LA ENFERMEDAD DEL CÁNCER ha estado y está más que presente en mi maternidad. Estuvo antes, de manera premonitoria, y decidió retornar y quedarse por aquí cerca, y aquí sigue. 
Evidentemente, le debo poco bueno, porque lo odio con todas mis fuerzas. Sin embargo, y, por desgracia, gracias a él he madurado, he crecido, me he afianzado en mis convicciones, he aprendido a apreciar lo realmente importante, a valorar a quienes realmente valen la pena, a amar sin condiciones, a dejarme la piel en mis ilusiones y proyectos y, es por eso que, me bebo la vida cada día con ilusión y ganas e intento que ése sea el mensaje que llegue a mis hijos y a mis alumnos.

Maternidad y ENFERMEDAD (cáncer) jamás deberían ir de la mano. Jamás. De hecho, el CÁNCER no debería ir de la mano de nada ni de nadie. Pero mientras esté en mi vida y en la de los míos voy a hacer lo indecible para que no levante la cabeza orgulloso, para que cualquier pequeña victoria (ojalá sean nulas) le cueste sudor y muchas lágrimas, y para que, aunque lo intente con todas sus fuerzas, jamás nos quite las ganas de vivir, ni aún cuando soltemos nuestro último aliento o nuestro último suspiro.

CON M DE MAMÁ, E de ENFERMEDAD, C de CÁNCER y L de Lágrimas y Liberación





61 comentarios:

  1. Noni... no tengo palabras... sólo decirte que sos una Valiente y que admiro tu Fuerza... nos diste una lección de vida con esta entrada. Que necesario es enfrentarse al cáncer y hacer todo lo posible por que no gane...

    Te quería antes y te quiero más ahora siamesa.

    Mi abrazo eterno con A de admiración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guapa!!
      Sí las tienes, siempre sabes qué decir y cómo hacerlo para que llegue donde tiene que llegar.
      Un besazo enorme corazón!!
      Yo también te quiero un montón querida siamesa "ché" ;)

      Eliminar
  2. Ha sido muy emotivo todo. Decir cualquier cosa sobra. Sólo transmitirte animos y parte de mis fuerzas para tu lucha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Moi, porque nuestra fuerza se completa con los pensamientos positivos de quienes nos rodean, así que gracias por poner tu granito de arena ;)
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Me he quedado sin palabras........ Y te entiendo más de lo que te imaginas....... Te mando un beso muynfuerte, un abrazo de consuelo y una sonrisa de lucha

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uau, Bea!
      Recibidos tu besazo, tu abrazo de consuelo y tu sonrisa de lucha. Son un buen antídoto para los malos momentos, no dudes que los guardaré para cuando hagan falta.
      Un besazo enoooooooooooooorme de vuelta

      Eliminar
  4. Gracias, cariño. Yo viví de lejos esos días..... y nunca te faltó una sonrisa. Y, sí; no lo dudes; eres toda una señora!!!!! Besos, besos, besos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, corazón. Aunque no hace tanto, parece que quede lejos, ¿verdad?
      Sí, tú estuviste esos días presente y sabes de buena tinta que fácil no fue, pero nosotros siempre decimos que formamos un buen equipo, y "a base de entrenamiento", aquí seguimos... :)
      Un beso giganteeeeeeeeeeeeeeee

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Noni un abrazo. Me encanta tu blog y hoy especialmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro para ti, Manel. Mil gracias por estar al otro lado y leer. Y hoy, más que nunca. ;)

      Eliminar
  7. Un abraç Noni. El teu blog m'encanta però hui m'ha arisonat. Molt d'anim.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vinga, què volies, vore si sóc bilingüe? ;)
      Una abraçada ben forta! I gràcies!!

      Eliminar
  8. .. Me has hecho llorar Noni.. que valientes, de verdad.. sin palabras se queda uno porque tu ya lo dices todo.. Valentía, fuerza, amor..

    Un beso gigante, te admiro mucho..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, bonita!
      En realidad, quienes me ayudan a decirlo son la admiración y el amor que siento por ambos!
      Un besazo enorme!

      Eliminar
  9. Noni, no puedo dejar de llorar. Que duro, que valiente eres y que dos hombres maravillosos tienes en tu vida. Mi palabra de esta semana es temor y uno de los mas grandes es encontrarme en una situacion como la que cuentas que llevas viviendo desde hace años. No se si yo sabria sacar tanto bueno y llevarlo con el mismo valor y entereza que tu demuestras. Un abrazo lleno de admiración y cariño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida me ha enseñado que hasta nuestros peores temores (luego me paso a acabar de leeros) pueden cumplirse, y que cuando ese momento llega, sacamos fuerzas de donde no las hay, te lo aseguro.
      Pero si podemos elegir, que ni haga falta, ¿no?
      Un abrazo enorme y graciaaaas! :-*

      Eliminar

  10. VALIENTA, GANADORA, SINCERA!!!!!!
    Nada que añadir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sensible, buena, compañera, luchadora... Eso y más son las cosas que dejas entrever en tu blog!
      Un besazo!!!

      Eliminar
  11. Tienes suerte de contar historias con desenlaces positivos. No todos tenemos la misma suerte. Qué dios les de siempre salud a ti y los tuyos.

    Saludos desde Budapest

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa!
      De momento, en el caso de mi marido, así es. En el de mi papi la cosa está más complicada, pero él sigue su lucha, y eso es lo importante.
      Un besazo, gracias mil y mucha salud de vuelta para Budapest!

      Eliminar
  12. Si a algo le tengo miedo en esta vida es que llegue el cancer a mi casa...ya e perdido a 2 familiares por esta maldita enfermedad...y cunado veo a niños pequeños que la sufren,uf!Lo que siento es miedo.
    Cuando esta enfermedad llega hay que luchar, no solo el enfermo si no tmb los que tiene a sua alrededor ya que es horrible. Recuerdo como mi abuela nos animaba a nosotros, era una mujer fuerte pero se la llevó :(
    Mucha fuerza y un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una enfermedad durísima y muy triste, sí.
      Mil gracias y mil besos a ti también!
      Y no tengas miedo y confía :-)

      Eliminar
  13. Estoy en la piscina con las peques cayéndome lágrimas sin poder remediarlo. Eres una luchadora, has vivido momentos malos que os han hecho más fuertes.
    Lo que has vivido es duro pero te ha hecho crecer y os ha enseñado que a veces se sale y otras no.
    Enhorabuena por la entrada.
    Eres una valiente, una superviviente, un amor y una compañera incondicional.

    Gracias por regalarnos esta vivencia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jolín, mil gracias corazón. Como digo, los valientes ellos, y con ello arrastran a que el resto lo hayamos sido y seamos.
      Un besazo enorme!

      Eliminar
  14. Felicidades, por tu valentía, por tu amor incondicional, por tus palabras, por tu vida... Lo que has escrito me ha hecho llorar, aquí, en mitad de la redacción, no he podido evitarlo. Lágrimas de dolor y de admiración po tus palabras. Felicidades de nuevo y un abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por emplear un rato en leerme y en comentar. Gracias por sentir, por tu cercanía y tus palabras.
      Un abrazo enorme y un beso grande

      Eliminar
  15. Felicidades por tu valentía, tu amor incondicional, tus experiencias… Tus palabras me han hecho llorar, en el trabajo, en plena redacción, no he podido evitarlo… Lágrimas de dolor pero también de admiración. Felicidades de nuevo por tu post y gracias por compartirlo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Felicidades por tu valentía, tu amor incondicional, tus experiencias… Tus palabras me han hecho llorar, en el trabajo, en plena redacción, no he podido evitarlo… Lágrimas de dolor pero también de admiración. Felicidades de nuevo por tu post y gracias por compartirlo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Felicidades por tu valentía, tu amor incondicional, tus experiencias… Tus palabras me han hecho llorar, en el trabajo, en plena redacción, no he podido evitarlo… Lágrimas de dolor pero también de admiración. Felicidades de nuevo por tu post y gracias por compartirlo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Felicidades por tu valentía, tu amor incondicional, tus experiencias… Tus palabras me han hecho llorar, en el trabajo, en plena redacción, no he podido evitarlo… Lágrimas de dolor pero también de admiración. Felicidades de nuevo por tu post y gracias por compartirlo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Madre mía, no se que decirte...solo que te mando un abrazaco de los grandes y decirte que eres un ejemplo de valentía y fuerza. Es una palabra esa a la que yo le tengo un miedo paralizante.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lois, mil gracias. Aunque en realidad el ejemplo lo son ellos, el resto estamos junto a ellos, contagiándonos de su fuerza.
      Y no tengas miedo, por experiencia sabrás que cuando vivimos algo duro, nos crecemos hasta! niveles insospechados.
      Un besazo!

      Eliminar
  20. no creo que se pueda añadir nada más, sólo decirte que sois muy valientes y que mucho ánimo.. un gran besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras! Un besazo grande para ti!

      Eliminar
  21. Hola mi niña...

    He tenido que leer tu entrada en dos veces porque no era capaz de continuar la lectura. Poco puedo decirte... Que vuestra lucha y no resignarse a perder es admirable, y que uno no sabe cómo va a reaccionar.

    Un abrazo enorme y no te canses jamás de luchar y pelear por tu felicidad.

    Verónica... Mixka

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vero, mil gracias amor.
      Es muy jodido ver a quien quieres apagar su llamita poco a poco, y pelear porque esto no ocurra a pesar de todo.
      Sin embargo, pueden más las ganas de vivir y ser feliz que la dureza del asunto. Y ver luchar a quien padece esta enfermedad te saca fuerzas de donde ni sabías que las tenías.
      Un besazo enorme

      Eliminar
  22. Noni... He pasado por muchas desgracias en mi vida, y el cáncer ha sido una de ellas, porque se llevó a mis dos abuelos, a quienes has visto que he dedicado la entrada de hoy, personas fundamentales para mí.

    Solo puedo y quiero decirte que sigas teniendo FE en el AMOR y en la VIDA. Sé que lo sabes, pero continúa viviendo todo como hasta ahora, con esa GRANDEZA y esa ILUSIÓN.

    Mi más sincera enhorabuena por (tu) vuestra capacidad de superación... y todo mi cariño hacia ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya Nieves, cuánto lo siento. Casualidad ambas entradas pues. Yo también te mando un abrazo lleno de cariño, para que en esos momentos de "echar de menos" inevitables te veas rodeada del calor que te mereces.
      Un besazo... Y GRACIAS

      Eliminar
  23. como ya te he dicho, tu C para mí es un resumen de CORAJE, CARIÑO, CAPACIDAD, CORAZON, COMPROMISO, CABEZONA, CUERDA, CONSUELO........

    y sobre todo de CAMPEONA.

    Miles de besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres un AMOR. En mayúsculas.
      No digo más porque sobraría.
      Miles de besos de vuelta para ti, guapísima!!!

      Eliminar
  24. Me dejas sencillamente sin palabras. Pegada a la silla. Hoy he pasado muy mala noche, y siento que no voy a estar a la altura de tu post ni por asomo para comentarte.
    Como ya posteé hace poco en el Momento Musical, mi padre murió de cáncer cuando yo tenía 3 años, y como es normal, su ausencia ha marcado toda mi vida, y especialmente la de mi madre, lo que equivale a decir que me ha marcado a mí. Leerte ha sido para mí como mirarse en un espejo… Esa lucha, ese rebelión interior contra una enfermedad que tanto daño causa. Vuestra historia es muy compleja y dolorosa, pero afortunadamente, con un final feliz.
    Tu frase “Maternidad y Cáncer jamás deberían ir de la mano” me ha dejado con la piel de gallina.
    Chapeau por este post, porque qué bien nos viene el blog como terapia para reír, y otras veces también para llorar… Porque es tan importante exorcizar los demonios…
    Un abrazo gigante, Noni! Lleno de amor y cariño!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vero... Pues qué gran luchadora valiente eres tú. Qué triste que esta puñetera enfermedad se llevara a tu padre tan pronto.
      Sois una familia llena de coraje y, desde luego, tu sensibilidad y amor por la vida es lo que te hace especial. A veces las barreras que se nos ponen forjan inevitablemente nuestro carácter, nuestra manera de ver las cosas y nuestro mensaje al mundo. A mí el tuyo me gusta.
      Mil besos lleno de fuerza, cariño y enorme admiración.

      Eliminar
  25. Enhorabuena por tu coraje , por el coraje y la fuerza de tu marido y la de tu padre. Siento de corazón lo que os ha pasado, está pasando. El cáncer es una MIERDA muy grande que a quién más quién menos ha visitado. En mi caso se llevó por delante a mi abuela cuando aún era joven y a tres de mis tías. A mi madre le hizo una visita y logró darle esquinazo. En fin, a veces, desgraciadamente, el coraje no es suficientemente para vencer a ese monstruo. Os envío ánimo y energía para seguir luchando, en especial a tu padre.

    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bego... Pues sí, tienes toda la razón, cada vez es menos la gente que puede decir que el cáncer no ha llamado a su puerta. Triste. Y duro.
      En tu caso, también vas servida, así que poco puedo decirte que no sepas ya.
      Un besazo enorme a ti también!

      Eliminar
  26. Noni, cada vez me gusta más tu blog. Estamos mi marido y yo leyéndolo mientras le doy el bibe al nene. Nos sentimos muy identificados. Mi marido tuvo cáncer a los 13 años, cuando aún no nos conocíamos. Me ha contado la historia con pelos y señales muchas veces, me ha enseñado fotos. Fue una experiencia muy dura para él y sobre todo para su familia. Muchas veces nos acordarmos de ese trance y de sus secuelas... Pero para bien, eh? Somos muy afortunados. Y aunque tuvimos que recurrir a un poquito de ayuda para conseguir ser papás, aún quedaban bichines por ahí y tenemos un precioso Rubiales, ya lo sabes... Jejeje.
    Gracias por escribir...

    ¡Mucho ánimo y mucha fuerza!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marta, ¿qué dices? Joder... Qué duro tiene que ser para unos padres ver a su hijo apenas entrado en la adolescencia luchar contra tamaña enfermedad. Qué durísimo tuvo que ser.
      Valiente tu marido pues. Y sus padres también.
      Me alegro de que ahora podáis hablar de ello en pasado :-)
      Y respecto a tu rubiales... ¡¡NO PUEDE SER MÁS BONITOOOOOO!!
      Un besazo para los tres! Otra familia de luchadores! :-*

      Eliminar
  27. Buffff!!!! madre mía!!! menuda confesión!!! En primer lugar te felicito por toda la superación y coraje con el que vives... La vida nos pone pruebas muy difíciles... Y ahí es donde tenemos que sacar nuestro coraje a relucir. Estas cosas te hacen darte cuenta de que no te puedes estar quejando por pequeñeces... por tonterías...
    Venía en el coche, del trabajo a casa, pensando en los mios, en mi familia, en mis hijas y mi marido, y he tenido que cambiar el pensamiento porque a veces te traiciona,... y ahora leo esto y me quedo perpleja...
    Espero que seas muy feliz de aquí en adelante, pese a todo... y te deseo todo lo mejor, y sobre todo darte las gracias por explicarlo tan bien, porque a mí me ha hecho entender muchas cosas. Un beso, de una bloguera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por tu sinceridad y tu empatía, por leerme y por perder un ratito en comentar.
      La vida está llena de sorpresas, y no siempre son agradables, pero de todas podemos sacar algo positivo. En ello estoy...
      Um besazo enorme también para ti!

      Eliminar
  28. Hacia tiempo que no podía pasarme por ningún blog, ahora tengo un ratito y me he dicho tengo que pasarme por mi blog favorito, a pasar un momento agradable que seguro ha publicado cosas interesates, interesantes no lo que he encontrado ha sido interesantismo,y con una literatura que te lo hace vivir casi en primera persona (y ese casi lo pongo porque creo que este tema es imposible sentirlo en primera persona si no lo vives realmente) a mitad de tu escrito ya se me empañaban los ojos y lo he terminado a lagrima viva, y eso que soy de lagrima difícil (pero hacia tanto que no me encontraba un relato parecido que no he podido aguantar)

    Solo desearte que se vaya para siempre, que no siga rondando por tu vida, que como bien decía tu marido porque a el, pues igual digo vuestro cupo ya esta mucho mas que cubierto y habéis demostrado que no puede con que teneis mas fortaleza que el , que se de por vencido de una p... vez,

    sigue con este maravilloso blog, cuando pueda me pasare pero que sirva para temas mas agradables, como por ejemplo la victoria total. que aun falta por llegar a la "V" pero seguro que cuando llegues será para usar esta palabra.

    Un bezazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaime! Te echaba de menos! Gracias por pasarte y elegir mi blog para perderte en el mundo 2.0.
      Gracias por todas y cada una de tus palabras.
      La V para Victoria me gusta mucho, aunque veo difícil que pueda usarla como a mí me gustaría...
      Gracias por seguir ahí al otro lado, por comentar siempre, y por hacerlo con el cariño y el respeto que lo haces!
      Hoy me he inspirado en tu coca magdalena para hacer un postre! Ya lo leerás! ;-)
      Un besazo de vuelta y mil gracias d nuevo!

      Eliminar
  29. Estoy sin palabras, encontré este blog por casualidad y esta historia me ha conmocionado.
    Me alegra saber que esta historia y experiencia tuviera un final feliz y que ahora se cuente como una anécdota tragica, pero anecdota.
    Te deseo que todo vaya bien tanto a ti como a tus bebés y a esos dos luchadores . Un beso muy grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marina!
      Bienvenida y mil gracias de corazón por leer y además comentar!
      Gracias también por tus buenos deseos.
      Te mando un beso y un abrazo bien grandes.
      A ti también te deseo lo mejor!

      Eliminar
  30. que lindo, me deja conmovida, mi mamá murió de cancer y no conoció a mis niños... no vivió ni embarazos ni nada... así que pues tu papá es admirable.
    tu E. ni se diga... tener encima una victoria así... no es poco, es en verdad una victoria de vida.
    Y pues no sigo, tengo muchas emociones dentro y tengo que hacer sanidad antes que alguno de mis niños venga y vea mis lagrimones.
    un besote y un abrazo fuerte
    www.mamiandbaby.net

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, lo siento Ana... No tuvo que ser fácil imagino.
      Y sin embargo te dejo lo mejor que podía haberte dejado: amor por la vida, fuerza y ganas de comerte el mundo, ¿a que sí?
      Un besazo enorme con todo mi cariño

      Eliminar
  31. sois fuertes, sois valientes, luchar contra esta maldita enfermedad y plantarle cara, con enormes ganas de vivir y aprovechar cada minuto y valorar lo que tenéis. es el mejor mensaje que puedes tranmitir no solo a tus hijos, a todos.

    Un abrazo muy muy fuerte!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos lo qur la vida ha decidido que seamos: luchadores afortunados.
      Mil gracias por tus palabras y por tu cariño.
      Eso espero, saber transmitir a mis hijos el amor por la vida y el saberse afortunados en todo momento.
      Un abrazo enooorme

      Eliminar
  32. Impresionante, sin palabras, por desgracia esta enfermedad tambien ha ido ligada a mi maternidad, y afecto a un pilar muy fuerte en mi vida, mi madre... menos mal qur luchó y salio adelante, y ahora disfruta de sus nietos.

    Un abrazo muy fuerte, y te envio mas fuerza si cabe para continuar.

    ResponderEliminar
  33. Tu padre está hecho de amor y roca, y también tu marido, y tú misma. Mira que me resistía a leer esta entrada porque sabía que iba a acabar llorando...
    Un besazo enorme cargado de mi admiración.

    ResponderEliminar
  34. Cariño... la vida en sí es un Milagro... sus sucesos incomprensibles, sus extraños requiebros, sus esquinas oscuras y sus extrañas luces entre las sombras...

    Creo en los milagros porque los he vivido, porque los he visto, porque estoy rodeada de ellos...

    Soy una persona privilegiada. La vida me contaba unas cosas, y yo veía otras... sentía otras, vivía otras... finalmente supe que la vída es eso, lo que tu interpretas de ella...

    La criba es inevitable y se hace justa en la memoria (cuando se puede tener)...

    Amo la VIDA!! con toooooodo lo que me ha regalado, pues nada fue bueno o malo, justo o injusto, mejor o peor... la Vida es lo que es... y es solo eso, UN MILAGRO... el Milagro de teneros, el Milagro de admiraros, el Milagro de haber sido, invisible y silenciosamente. amados...

    Te quiero.... Os quiero... (desde donde no se puede ni suponer!!)

    Gracias por tu Sabiduría...

    ResponderEliminar
  35. Uf, madre mía, que entrada más dura. Para ti, escribir esto ha tenido que ser duro y a la vez una kiberación. Que entereza, madre mía.
    Por desgracia, se de lo que hablas, he vivido esta historia varias veces, nunca con familia tan cercana, pero es una mierda. Y vosotros, tu, has sacado unas fuerzas y una entereza increíbles.
    Ojalá tu padre siga luchando y con vosotros mucho tiempo.
    Un besote

    ResponderEliminar

Estaré encantada de que opines, te expreses, me cuentes cosas y, en definitiva, de que nos comuniquemos ;) ¿Te animas a hacerlo?