11 de mayo de 2013

OMG! ¡La "kriptonita" me está matando!

Llevo mucho tiempo pensando que las mamis modernas venimos de otra galaxia. O bien que en el momento en que "nos embarazamos" nos abducen unos alienígenas (sí, como en las pelis, con luz focal que baja hasta nuestra cama y toda la pesca) y nos devuelven al rato cargadas de una energía extraña que nos permite hacer cosas que nadie más puede (ni sabe) hacer. La otra opción es... que directamente nacemos con un gen de "súper poderes". 
Al final, me he decidido por esta última opción. Es la que veo más viable. Además, hace poco, navegando por estos lares algo nuevos para mí: blogosfera, twitter y demás, descubrí que otra mamá bloggera, Sarai Llamas (si queréis conocer su blog, pinchad AQUÍ... ¡mola mucho!) utilizaba el siguiente grito de guerra en su cabecera de twitter: "Yo soy madre... y tú ¿qué súperpoderes tienes?". Así que me di cuenta de que yo no era la única con esa sospecha. Entonces, lo supe: LAS MAMIS MODERNAS TENEMOS PODERES PODEROSÍSIMOS.
Y encima los tenemos sin tener que llevar capa, ni braga-faja marcona, ni botas de tela, ni movidas rollo súper heroe (que bastante costumizaditas vamos ya de normal con leche agria, manchurrones de papilla, pinzas sujeta-flequillos y demás cosas glamurosas. By the way, esto vendrá con más detalle en mi próxima entrada). Las mamis modernas tenemos suficiente con nuestro par de tetas, o de biberones, para gustos colores.
Lo mejor de nuestros súper poderes es que se multiplican. No, no me refiero a la potencia, no me seáis tan obvios. Me refiero a que se van... reproduciendo entre sí, por decirlo de alguna manera, de manera que conforme pasan tus minutos, horas y días como mami moderna, vas dándote cuenta de que has adquirido un nuevo don. Oye, que esto es muy serio, hagan el favor de guardar la compostura.
El poder que más he desarrollado yo últimamente es el de la teletransportación. Pero vayamos por orden, que ya sabéis que yo soy muy "de listas". Así que, para no perder costumbre, paso a enumerar unos cuantos súperpoderes, los más básicos, que fijo que toda mami moderna se ha descubierto ya. 

Estos son:

1. PODER 1 o PODER DE LA TELETRANSPORTACIÓN: es el don que te permite estar dentro del mismo segundo en dos, o incluso tres, lugares diferentes. Decidme si no cómo en media hora exacta, entre las 19:30 y las 20:00 de hace dos jueves conseguí hacer una consulta en la zapatería, salir de ella con un par de zapatos para Pichu que la buena zapatera me había fiado (es lo que tienen los barrios pequeños) para que le probara "tranquilamente" en casa, conducir hasta casa, probarle a Pichu los zapatos, volver a la zapatería  a pagar a la buena mujer, conducir hasta mercawoman, comprar, pagar, volver a conducir hasta casa, guardar compra y estar lista para prepararle la papilla a Pollito y que encima te sobren un par de minutos. Os juro que ni atrasé todos los relojes de mi entorno, ni me bebí un par de martinis y por eso mi recuerdo está distorsionado, ni miré la hora de Canarias. Sí, lo sé. Yo aún estoy flipando. Pues eso, o se trata de un súperpoder o ya me dirás tú.

2. PODER 2 o PODER DE LA IMPROVISACIÓN: también llamado "el don de la cocina creativa". Es decir, el que te permite no tener nada de nada en la nevera y/o despensa, ambas jugando a hacerse eco la una a la otra, y sacarte de la manga un plato rico, sano y consistente en un periquete, de manera que toda tu prole flipa y se chupa los dedos, y ya de paso, tu autoestima sube por las nubes ante la autopregunta "¿cómo es posible?". ¿Qué no? Probadlo: dadle a una mami moderna un sólo ingrediente y veréis de lo que es capaz (¡ostras! ¡Ahora ya sé de donde le ha venido a Ira la idea del nuevo carnaval de blogs que ha creado: El ingrediente secreto de Ira! ¿Veis? Está todo relacionado. Tenemos poderes).

3. PODER 3 o PODER DEL CHICLE: el que te permite estirar tanto tus extremidades que ni el del anuncio de "Boomer". Aparece en momentos en los que el chupete de tu retoño pequeño cae debajo del mueble del baño, en la esquina más alejada del planeta, justo en el momento en que la bañera portátil está desplegada en todo su esplendor, ya tienes al retaco en bolingas preparado para entrar, tu hija mayor está al otro lado de la bañera, encima de su taburete cantando a grito pelado las canciones de la última peli de Barbie (horror, lo sé, pero prefiero que esta etapa la pase y queme ahora, y no en la adolescencia, que ya sabéis que Barbie tiene un rollo pelín putón verbenero y a Papi puede darle algo)... El caso es que no sabes como, consigues doblar tu cuerpo mejor que cualquier contorsionista, culo en pompa, espalda arqueada, cabeza alta, un brazo sujetando al enano, una pierna empujando el taburete y el otro brazo en función "gadgeto-brazo" a la busca y captura del chupete de los "uitos". Y ¡pom!, encima lo consigues. Vamos, que ni en mi época golfa he estado yo tan flexible. Conclusión: súperpoder.

4. PODER 4 o PODER DEL PULPO: el don por el cual tus brazos y piernas se multiplican hasta el infinito, o bien se reproducen al más puro estilo mitosis. Este súperpoder suele aparecer combinado con el Poder del Chicle, y permite a toda súper mami ser capaz de estar dando papilla a uno de sus hijos, peinando al otro, limpiando la boca del primero y dándole de beber, abrochando las zapatillas del segundo, meciendo la hamaca del de la papilla mientras canta y baila el "al paso, al paso" al que ya ha peinado... Aquí la única historia complicada es que como sólo se multiplican las extremidades, los ojos, pobres, por ayudar con el tema del control de hijos/situaciones, lo que hacen es bifurcarse, de manera que uno enfoca a Portugal y el otro a Italia. Este don, además, permite no sólo la atención a tus retoños sino también la elaboración de las diferentes tareas de casa sin que se te salga un pelo del sitio (¡ups! ¡no! que eso es cosa de las pincitas metálicas de maruja que me gasto).

5. PODER 5 o PODER PREMONITORIO: también conocido como "el don de la videncia", porque una mami moderna siempre sabe lo que va a pasar. Y si no, ya me lo dirás. Y te recordaré que eras escéptic@ y tendrás que invitarme a algo. Tengo mi teoría sobre este poder: No es que tengamos un poder vidente en sí, es que repetimos tanto "lo que va a pasar", tan convencidas y empleando taaaanta energía en ello, que al final la física cuántica y los movimientos de los planetas consiguen que lo que la mami ha dicho, ocurra. Y todo lo demás, no importa.

PODER 6 o PODER INMUNE: porque aunque tengamos el nervio ciático pinzadito, un lumbago de tres pares de... salchichas, un catarrazo griposo y asqueroso a la par que moqueante, un dolor de cabeza que ni los golpes de la fragua de Vulcano, y un sueño atrasado de 4 años (aquí cada mami que acople su fecha: corresponde al día en que el predictor entró en nuestras vidas) somos capaces de sonreír, besar, mimar, abrazar, curar, amamantar, cocinar, preparar mochilas y/o saquitos, peinar, vestir, llevar al cole, coger en brazos, duchar y/o bañar, remendar algo, lavar, tender, trabajar dentro, trabajar fuera, inventar cuentos, mecer de pie, crear canciones, desarrollar nuevos juegos... Y un montón de cosas más que no cabrían en esta entrada y que podéis ir añadiendo mentalmente.
Sí, obviamente este último poder es una pasada. Tan pasada que, por su culpa, tengo un dolor de espalda y cuello de querer llorar y aquí estoy, tan ricamente. Pero como el Poder de la Teletransportación suele perder la cobertura cuando lo aplicas a ti misma (yo he intentado usarlo con wifi y me dice que dos piedras, que deje de robar, vamos), pues lo del fisio y los masajes dentro de la media hora del otro día, ni me lo planteo.

Que yo no sé si se deberá a la edad o qué, pero he detectado que los súperpoderes se bloquean de vez en cuando en plan interferencia. Sí, oye, se conectan todos a la vez y entonces ocurre lo inevitable: pañales en la nevera, pijamas en la basura, briks de leche en el baño... y un largo etcétera de sin sentidos de lo más variopinto.
Porque la otra opción es que haya alguien por los alrededores jugando a ser un villano de Marvel y que vaya cargado de kriptonita hasta las trancas... ¡Mira que va a ser eso!

¡Pero qué fuerte! ¡Ahora ya está claro lo de los bajones momentáneos que sufrimos! ¡Somos alérgicas a la kriptonita! ¡Toma yaaaaa!

Pues fijo que en breve desarrollamos un súperpoder que nos permita transformar la kriptonita en botes y botes de pasta al agua o de arnika para los golpes de nuestras criaturitas.

Y con esto y un bizcocho... Ya seguís enumerando vosotr@s el resto de súperpoderes, que Morfeo me llama... ¿O será efecto de la pu kriptonita?

CON M DE MAMÁ ¡UN MOMENTO! ¡QUE NO HEMOS ACABADO! Ahora empieza lo realmente bueno. Las mamis modernas que me leen... ¡APORTAN SUPERPODERES NUEVOS! 
(Iré añadiendo/actualizando según aportéis. ¡Gracias!)

MADRECASADA

Poder Intelectual: el que te permite contestar cientos de porqués y te provee las respuestas a las preguntas mas insólitas como -Mamá, ¿por qué el aire no se ve?
De hecho es justo gracias a este poder que nuestr@s babies están convencid@s de que "mami lo sabe todo", y por eso continúan con la etapa del porqué, disfrazada de otras etapas, hasta el infinito y más allá, a lo Buzz Lightyear, y se pasan así toda la vida. Lo mejor es que ante la respuesta "cariño, no lo sé", su boca se desencaja y cae casi hasta el suelo. Eso sí, esto les dura un segundo escaso, justo el tiempo que necesitan para pensar "mamá es una bromista, casi me la cuela" y volver a hacerte exactamente la misma pregunta.
 
Poder de la inmortalidad: dime si el amor madre-hijo no te hace inmortal. Con este poder, no se juega. Es decir, no tengo alma para hacer coñitas, lo siento. Este poder es moñas, baboso, mimoso y todos los "osos" que le quepan, y es precisamente por eso por lo que se le debe un respeto. Porque así es y así nos gusta. Porque mientras el amor de nuestr@s churumbeles no se apague, nos queda vida para rato, aquí, allá o donde vayamos después si es que hemos de ir a algún sitio. Ni falta que hace decir que ÉSTE ES EL PODER POR EXCELENCIA. Sin él, los demás no existirían.

MADRE EN PRÁCTICAS

Poder auditivo: el que te permite oír al bebé gemir desde la otra punta de la casa (casi incluso antes de llorar, te has levantado de la cama a atenderle); aunque luego no oigas el teléfono cuando te llama tu madre. También detectamos "la falta de ruido" cuando los enanos están haciendo alguna de las suyas con este súper poder. Este poder es la leche. ¿Cómo puede ser que antes de ser madre seamos capaces de soportar que nos caiga un piano al lado (al más puro estilo George Clooney y Nespresso) sin apenas inmutarnos, y sea parir y parecer leonas cazando, con todos los sentidos alerta? Pero lo más curioso es que este poder te permite "aislar" el llanto, gemido o miniqueja de tu bebé del resto de ruidos del mundo, con lo que, si hicieran un alunizaje contra la pared de tu habitación, ni te enterarías. Ahora... que el niño, bien dormidito, no se gire hacia el otro lado en la cuna/cama/sofá... porque te falta tiempo para que el resorte que tenemos en las nalgas nos haga salir volando de donde estemos. (Aclaremos, tener un resorte en el culo y la capacidad de salir a la velocidad del rayo es inversamente proporcional a cuánto de "flan" tiene tu pompis por falta de ejercicio, cuidados y demás movidas que nos suenan a chino, gracias).
                                              

 Poder de sanación: ¿qué no cura un beso y un abrazo de mamá? Yo, además, tengo unas "pastillas mágicas" con un estupendo efecto placebo... Otro poder fundamental y que, no nos engañemos, nos encanta a la par que nos agota. ¿Que por qué? Porque nos rechifla que crean que tenemos magia (y a escondidas hasta practicamos los conjuros, hechizos y pociones que convierten un día gris oscuro en uno de lo más rosa "o sea"), pero nos deja exhaustas que "sólo quiero ir con mami porque ella cura". Reconozcamos que en ciertos momentos nos sentimos mezcla entre el hada madrina de Cenicienta y una curandera de estas que te sacan hasta los ojos mientras te untan con aceites esenciales de flor de pitiminí y "pimiento colorao". Ahora, eso sí, este poder nos libra de muchos berrinches. Su efecto suele ser inmediato. Y eso, mola.

Ahora sí, CON M DE MAMÁ y C DE COLABORADORAS BONICAS

21 comentarios:

  1. Muy muy bueno!!si que somos superpoderosas y yo agregaría el Superpoder Intelectual: el que te permite contestar cientos de porque's y te provee las respuestas a las preguntas mas insólitas como -mamá, porque el aire no se vé?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!! Buenísimo!!
      Me has dado una idea genial!
      Con tu permiso, actualizo la entrada con tu aportación y enlazo a tu blog.
      Si alguna súpermami moderna más, aporta, iré actualizando!!
      Ves? Es que tenemos tantos!
      Jajaja!!
      Un besote y gracias por comentar!!

      Eliminar
    2. jajajaa Sería un honor! besis

      Eliminar
  2. Bue bue bue bueniiiiisimo que super entrada, que ideas mas fabulosas tienes, para cuando un libro?

    No tengo niños pero si pierdo la cartera y se donde buscarla en el frigorífico o en el congelador ya me ha pasado un monton de veces asi que no eres la única que se despista dejando algún producto,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja!!!
      Me encanta que te rías leyéndome!!
      Y lo del libro... ¡Es un halago con mayúsculas! Así: HALAGO! Jajajaj!
      Gracias como siempre no sólo por leer, sino por disfrutar y comentar!!!
      Un abrazo!

      Eliminar


  3. Te pongo este comentario solo por si te ha pasado como a mi, que no me di cuenta hasta que un compañero me advirtió de que tenia activadas las captcha (si son esas palabras muchas veces ilegibles que te salen para confirmar que no eres una maquina y salen cada vez que alguien te deja un comentario a tu blog) lo que obliga a poner esas palabras cada vez y si te equivocas ya ni te cuento a repetir.



    Si las tienes activadas porque asi lo deseas me parece perfecta tu decisión, si te pasa como a mi que era porque no me había dado cuenta (es que cuando creas el blog por defecto están activadas y si no las desactivas ahí se quedan)



    En caso de que quieras desactivarlas es muy fácil , te dejo los pasos por si te interesa



    Vas la pagina www.blogger.com y vas al desplegable a la opción configuracion (la ultima del todo)



    Vas a la pestaña entradas y comentarios y allí te sale la opción mostrar verificación de palabras aquí es donde hay que poner que NO y luego pulsas en guardar configuración arriba a la derecha y ya esta.



    Espero que mi comentario no te haya molestado, solo lo comento porque a mí me paso si lo tienes por qué crees que es conveniente perdona el tiempo que te he hecho perder leyendo este tocho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaime, gracias.
      Ya me lo comentaste una vez, y la verdad, en su momento me planteé quitarlo porque sé que es un coñazo. Pero es lo típico: "ya lo hago luego", y "luego" nunca llega.
      Voy a ello!! Al menos que los y las que me comentáis no tengáis que pasar por la torturita cada vez.
      Gracias por, a pesar de todo, haber comentado cada entrada!
      Un abrazo

      Eliminar
  4. tengo un premio que creo que debe de colgar en tu blog, porque tu blog se lo merece

    si lo aceptas te puedes pasar a recogerlo

    http://principiantedelacocina.blogspot.com.es/2013/05/flan-de-cafe-y-madalenas-en-el.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de verlo!!!
      Qué ilusión!!
      En cuanto tenga un ratín, me pongo a ello, vamos, que paso a recogerlo con tiempo y lo cuelgo en mi blog para que luzca!!
      Yupiii!
      Gracias!!!!
      Bsts

      Eliminar
  5. Que tengas una buena semana. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la hemos empezado bien!!
      Pero seguro que de aquí al viernes mejora!
      Gracias y feliz semana para ti!

      Eliminar
  6. ¡Cómo me he reído! Éste le guardo para sacarlo en el blog más adelante. ¡Me encanta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guapa!!!
      Me alegro!! Mil gracias!!
      Aporta algún súper poder, anda, que seguro tienes un montón!
      Los que me mandéis los quiero incluir en la entrada actualizada!
      Besazo!

      Eliminar
    2. Pues la verdad es que lo has cubierto casi todo, como siempre no te dejas nada en el tintero y eres una crack. Te propongo algunos:
      - PODER AUDITIVO, que oyes al bebé gemir desde la otra punta de la casa (casi incluso antes de llorar te has levantado de la cama a atenderle) aunque luego no oigas el teléfono cuando te llama tu madre. También detectamos "la falta de ruido" cuando los enanos están haciendo alguna de las suyas con este súper poder.
      - PODER DE SANACIÓN: ¿qué no cura un beso y un abrazo de mamá? Yo, además, tengo unas "pastillas mágicas" con un estupendo efecto placebo...

      Eliminar
    3. ¡¡Entrada actualizada!!
      Graaaaacias por compartir tus superpoderes!!!
      Besazo!!

      Eliminar
  7. un post muy simpatico, me ha gustado.

    estoy de sorteos, te dejo uno

    http://losviajesysibaritismosdeauroraboreal.blogspot.com.es/2013/05/sorteo-pulsera-smellsphere.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias!
      Vale! Me paso a ver si tengo suerte y me toca a mí!

      Un beso!!

      Eliminar
  8. tienes un blog muy bonito,me quedo por aqui a seguirte :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias!!

      Yo también me paso a visitarte!!

      Un beso!!

      Eliminar
  9. jajaja es genial este post!!! Me reí un montón!!!

    También tenemos el poder de la magia porque podemos hacerlos sonreír en un abrir y cerrar de ojos con las payasadas que sólo una madre se anima a hacer y el poder curativo porque con un abrazo y un beso se sanan todas sus nanitas y pueden seguir jugando!

    Fuimos abducidas, que no te queden dudas jajaja

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oído cocina!!!
      Súper poder apuntado!!
      En cuanto tenga un rato, con tu permiso, lo añado a la lista!!
      Graciaaaaaaas!!
      Besazo!!

      Eliminar

Estaré encantada de que opines, te expreses, me cuentes cosas y, en definitiva, de que nos comuniquemos ;) ¿Te animas a hacerlo?