29 de noviembre de 2012

¡VOY A PASÁRMELO BIEN!

"Hoy me he levantado dando un salto mortal,
he echado un par de huevos a mi sartén.
Dando volteretas he llegado al baño,
me he duchado y he despilfarrado el gel.
Porque hoy... algo me dice que voy a pasármelo bien..."

¡VOY A PASÁRMELO BIEN!

Nada más lejos, ¿eh? Lo que pasa es que yo me canto la cancioncita de marras y ¡ale! ¡que no se diga que no voy motivada por la vida! El tema es que luego, por ejemplo, te miras al espejo antes de salir y... ves lo que plasma la imagen de un poquito más arriba... Que te has abrochado la camisa rollo "bisbalero", así en plan moda Miami Vice, y que si no llega a ser porque enciendes la luz de la entrada para localizar las llaves, pues así que te ibas a darle los buenos días al mundo, maja. 
Aunque lo realmente grave es que tu querida hermana pequeña ha estado contigo un largo rato, momento "me visto" incluído, y se ha quedado tan pancha al verte. O eso, o es que estaba omnubilada mirando a su ahijado y haciendo malabares para que no llorara (no exagero, mi hermana pequeña hace malabares cuando lo tiene en brazos, porque se mimetiza tanto con el estado de mi Pollito, que cuando él llora, ella también, pero porque cree que se ahoga, y entonces, me lo intenta endosar, pero como estoy a medio vestir y no puede, se lo pasa de un brazo a otro como si de una patata caliente se tratara, que parece que esté jugando al mítico "Bomba" e intentando que en el momento del grito el niño esté bien lejos, para no pagar. Además, pone caras, como mi hijo. Vamos, que la mimetización es tal... que sí, definitivamente no ha sido a mala fe lo de la camisa, ni tampoco un ramalazo de garrulismo elevado a la máxima potencia. Te quiero, sister).
Bueno, que me pierdo. Que estaba diciendo que yo motivada me levanto, es más, como tampoco duermo mucho, a veces ya me acuesto motivada "porque hooooooy, algo me dice QUE VOY A PASÁRMELO BIEEEEEEEEEEEN". ¡Y acierto de pleno! Porque esa noche, Pollito decide hacer botellón. Sí, botellón, porque del sueñazo que en realidad tiene, pero que evita, no se duerme ni aunque le bailes flamenco, y encima te mira y se parte, como si fuera borrachuzo (y a ti se te contagia, claro, y ya la has fastidiado). Se parte mucho, de hecho. Básicamente, lo mismo que me partiré yo cuando lo despierte a desayunar, en un futuro, después de una noche de botellón real.
El caso es que la motivación extra lo único que consigue es pintarte una sonrisa (extra)grande, y darle un ritmo a tus piernas que parece que estés botando en un concierto, "voy a coger un pedo de los que hacen afición...", y que hacen que la gente cuando te ve diga: "hija, estás fenomenal, se nota que todo bien, ¿no?". Y tú miras con cara de "¡ay, alma de cántaro! si yo te contara..."
Si yo te contara que lo de la camisa mal abrochada es nada comparado con las muchas "joyas" diarias que tengo a bien esconder, no sea que me den el título a la madre más empanada del cosmos. 
Sin ir más lejos, ayer por la mañana, en una de esas mañanas que te imaginas idílicas y que acaban convirtiéndose en desastre natural, quedé con mi amiga Helen en plan "mamis modernas que se van de compritas y de `brunch´ al más puro estilo Sex in the City (cambiando el `sex´ por `babies´, los cocteles por leche materna, los modelitos estilosos por camisas a medio abrochar y decoradas con leche agria... mejor no sigo que me cargo el encanto del símil)" y, la verdad, nada salió como habíamos planeado. N-A-D-A, NA-DA (esto suena a anuncio antiguo de Evax, no?).
En primer lugar, las dos llegamos entre media hora y tres cuartos más tarde de lo acordado, cosas del directo: cuando estás en la puerta tu hijo decide que es buen momento para comer, el otro berrea como si no hubiera mañana y hay que emplear media hora extra en calmarlo, vas tan concentrada cantando nanas a grito pelado que te pasas tres veces la entrada al parking, por no hablar de lo de bajar en cada semáforo en rojo a ponerle el chupete a Pollito (que nunca antes en tu vida has amado tanto la luz roja)...  
A continuación, nuestros pequeños deciden que una mami moderna es la que lleva a su bebito berreando a pleno pulmón en un brazo, mientras que con el otro empuja el carrito intentando no atropellar a nadie. Situación que mejora cuando mi amiga Helen decide comprar un "cachivache" ("tía, entro un momento y lo reservo..." y sale con el discreto trasto) de dimensiones similares a las de un tendedero de interior, con lo que le toca sacar el "gadgeto-brazo" para llevarlo. Así que ahora, además de intentar no atropellar a nadie, tenéis que ir por la acera con cuidado de no acabar enganchadas cual andamio de la construcción. Muy "sex in the city", sí, ya te digo.
La mañana no mejora cuando pensamos dejarnos de paseítos varios y sentarnos en algún sitio "cuqui" a saborear nuestro bien merecido "brunch". Primero nos sentamos fuera al solete, porque "tía, aquí que se está de lujo", y a los pocos minutos, con nuestras bebidas recién serviditas, ¡yupiiii!, bofetón de viento al canto; ale, niños al carrito, recoge trastos, bebidas... Y segundo, notas que el resto de comensales pasa de mirarnos en plan "qué bonita estampa" a "deberían prohibir la entrada a madres modernas". Aunque lo mejor es la salida del "cuquilocal": medio plato sin tocar gracias al llanto "mi madre no me quiere, no me alimenta, no me cuida!" de ambos petardos, niños en un brazo, carro en el otro, cachivache sobre la cabeza, y de repente... "¡ostras! ¡genial! ¡si llevo la teta al aire! ¿Y desde cuándo voy así?" Sin comentarios.
Y para acabar la plácida mañana moderna: nosotras, los parkings y los tiques del parking (pero ésta es otra historia). Sólo os adelantaré que padecemos un serio problema con las maquinitas, los importes a pagar, y un largo etc que sólo es así desde que vamos juntas en este plan moderno. Pero... ¿y qué tal llegar al coche y descubrir que tu ventanilla... ¡no está!? No, no está, porque antes de salir a la superficie se ve que habías decidido esconderla, y así a tu amiga Helen se le queda la cara blanca cuando gritas "¡tía, la ventana no está!". Y en ese momento lo que sí te queda muy clarito es que si tu coche "sí está" es gracias a que tu hada madrina rondaba la zona (porque las hadas modernas no diseñan vestidos... ¡total para que los manches de leche! Ahora son gorrillas, porque el gobierno les ha subido tanto el IVA mágico que no consiguen bajarlo ni a golpe de varita).
El caso es que, tras varios intentos, hemos decidido que de momento casi es mejor si quedamos a través de cámara web. A ver qué tal se nos da. Total habrá poquitas diferencias: niño berreón en un brazo, en el otro el teclado, camisa medio abrochada, la teta fuera, manchitas de babas por doquier... Eso sí, ¡al menos el cachivache tamaño tendedero lo veré sólo en la pantalla y no a dos milímetros de mi cara! ¡Ah! y seguiremos siendo igual de modernas, mientras cantamos a dúo "¡¡PORQUE HOOOOOOOOOOOOY ALGO ME DICE QUE VOY A PASÁRMELO BIEN!!"

CON M DE MAMÁ

Estoy enlazando este post a la fiesta de enlaces del blog Personalización de Blogs

14 comentarios:

  1. Noni...¡¡¡eres una artista !! Ya te admiraba (como amiga, como maestra, como MAMÁ...)...pero después de leer tu blog...eres la CAÑA !! Como te conozco sé que todo lo que escribes es real como la vida misma, y la manera en que lo cuentas...es tan tuya!! Me encanta y te doy la enhorabuena. Tengo una pregunta....¿de dónde sacas el tiempo guapa?...Un besazo. Te quiero!!!

    ResponderEliminar
  2. Noni, coincido plenamente con tu amiga Ana, y eso que no la conozco. Puedo intentar decir lo mismo con otras palabras, pero el contenido será el mismo. !Eres la BOMBA!
    Después de reírme un rato y disfrutar de tu crónica, sólo me queda una pregunta: ¿qué pasó con la ventanilla?
    No cambies, nunca.
    Besitos,
    Susana

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Anita!!
    ¡Tú si que eres artista! Es curioso que parte de lo que admires probablemente lo haya aprendido de ti...
    Mil gracias por tus palabras.
    Y por lo del tiempo... Tú que también eres mami ya sabes que nuestros días tienen 25 horas. Pues en esa que sobra, en vez de dedicarme a abrocharme bien los botones, ¡escribo tonterías!
    Un besazo súper mami. ¡ Yo también te quiero!

    ResponderEliminar
  4. ¡Susana!
    Me encanta que te hayas reído. En directo fue mejor, te lo aseguro. Sólo que nosotras no supimos apreciarlo...
    La ventanilla... En fin. Tan simple como que la estupenda de "mi" se olvidó de subirla... El susto al llegar al coche y pensar que la habían roto fue bonico. Pero sólo fue eso, el susto. Ahora, en el momento casi nos da el telele. :-P
    Gracias de corazón por lo que escribes.
    Tú tampoco cambies, ¿ok?
    Un besazo enorme

    ResponderEliminar
  5. Cada vez que veo que hay un post nuevo, algo me dice que voy a pasármelo bien!!!!

    ResponderEliminar
  6. ¡Jajajja!
    ¡Muuuuy bueno, Seli!!
    Besazoooooo

    ResponderEliminar
  7. Voy leyendo tu nuevo post y mientras, Martín, con cara de pocos amigos, me mira preguntándose por qué mi barriga se choca de forma intermitente contra la suya y por qué, ahora que a sus 3 meses ya era un experto en esto de mamar, sacar un poco de lechita se le está resistiendo de esta manera!
    Su padre, mientras wasapea a nuestro lado, me mira por el rabillo del ojo cada 2 segundos
    preguntándose, con cierta envidia, por qué me estoy partiendo tanto, así, sola, disfrutando como una
    enana.... Y finalmente comenta que lo de reirme a
    carcajada batiente le encanta, se nota que disfruto,
    no tanto mi hijo, dice, que busca mi pezón
    desesperadente, haciendo movimientos imposibles con su pequeña cabecita para atraparlo al vuelo...!
    En fin, que la escena en casa ha estado curiosa
    pero, por favor!!! Yo es que me tronchaba leyendo
    nuestras peripecias, recordando las escenas, que por cierto ganan un montón vistas desde fuera y con una narradora tan bomba como tú!!!
    Momento sí, voy a comprar el cachivache éste ideal y hacer como si no pesa, a ver si cuela...
    Escena, uy!! Este viento huracanado no estaba en nuestros planes (de hecho, por que éramos las únicas en la terraza?... Sospechoso sí...)
    Y qué me dices del shock... Ahora es cuando a mi amiga Noni le han abierto el coche y ... uff... no
    me quiero ni imaginar por un segundo el cabreo que va a pillar...: vete a hacer la denuncia con 2 niños
    llorones, hambrientos en muy muy breve y un
    cachivache que sobresale por todas partes, sin contar con cómo arreglar la recogida de Daniela...
    Calor, mucho calor me entró. Pánico, diría yo.
    Pero no!! todo bien, tan solo fue un despiste de esos "con M de Mamá", uno de tantos. Menos mal.
    Así que al cole que te fuiste, rauda y veloz a por Pichu y yo me recogí también, con mi última adquisición, abriendome camino por la calle,
    cachivache en mano, niño llorón en la otra y...el
    carro? Ese maravilloso objeto cargado con la burbuja, 4 mudas, paragüas para la madre, gorro, manoplas, toquita por si acaso, buzo para el frío y 3 pechitos? No padezcas, no lo abandoné en D. Juan de Austria...un dedo meñique lo tenía libre para
    empujar, qué te creías??!!!

    Ah!! El susodicho cachivache queda ideal en nuestra
    habitación y, lo mejor, logra arrancarme una sonrisa
    cada vez que lo veo!!

    Gracias por este momentazo de carcajadas!!! Martín me comenta, con su mirada, claro, que quizás lo de
    leer tus geniales posts me lo reservo para cuando
    esté cenando, yo - se refiere... Pobret!!!

    TE QUIERO NONI!!!
    HELEN.

    ResponderEliminar
  8. ¡¡¡Jajajaajaj!!!
    Yo sí que me he partido de risa imaginando a mi pobre sobrino botando cual cama eĺástica (mira, esto me lo reservo para otra entrada, en la que, cosa rara... Tú también estás!!) mientras intenta coger la leche al vuelo, como si fueran cacahuetes;
    todo esto, riéndome "por lo bajini" intentando no despertar al compañero de juegos de Martín que está aquí al lado desde la ùltima toma, porque ha decidido que, como la noche ha sido más o menos tranquila, se merece un premio, así que si lo dejo en la cuna, la monta.
    ¡Uy! Ya va despertando toda la casa... Pichu me llama.
    Ale, nos vemos en un rato por la webcam. Cuando la conectes, enfoca el tendedero, perdón, cachivache, que ya lo echo de menos. ;-)
    Te quiero mucho Helen!!!

    ResponderEliminar
  9. Nonification, leyendo esta entrada- "prospecto virtual" que describe los efectos secundarios del medicamento "tener-un-hijo 500mg"...me han entrado unas ganas locas de volver a ser mamá, de pasar un güevo y medio (la yema, of course) de abrocharme bien la camisola, de despendolarme y mandar al quinto "pine" las convenciones (e incluso las vitrocerámicas") y plantarle cara al mundo y pásarmelo igual de bien que TÚ (sin despilfarrar el gel, como tu aconsejas, porque es de Narciso Rodríguez y me cuesta un ojo de la "face")Así que acabo de mandarle un whatsapp a mi chico y vaticinarle noche sesual, con un tanto por ciento muy superior al habitual de arrumacos, para ver si encargamos...una cajita de medicamento de ese que tomas.
    Te abrazo muchoooooooooooo (antes de que me crezca la barriguita) y me "abrochomal" la camisola en clar asolidaridad contigo, preciosa.
    Tu mami-amiga-hermana-cómplice
    Purification

    ResponderEliminar
  10. Querida mami-amiga-hermana-cómplice, no hace falta ser tan drástica.
    Si quieres puedes venirte por aquí y te cedo a Pollito un rato, te pegas una vuelta por el barrio y verás que es cosa de magia: empezarán a pasarte cosas estupendas, de las que tú no te reirás ni una pizca, pero los demás ¡¡sí!! :-P
    Eso sí, lo que va delante va delante, así que tú no anules tu nochechita "concebidora", aunque mejor hazle alguna modificación al plan, ¿no?
    Dicho esto... Voy preparándote el carrito con las tropecientas mudas en la bolsa, la burbuja de lluvia, la mantita, el forro, el chupete...
    Te quierooooooooo mucho

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado leer esto, me ha dado un subidón de energía increíble por la mañana.

    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues cuánto me alegro!!!! Qué guay!!!
      Subidón el mío al leer tu mensaje!!
      Mil gracias!!!

      Eliminar
  12. Leer tu blog en la oficina es malo para mi salud mental. Imposible concentrarme y más difícil aún esconderme tras la pantalla para que no me vean reír y se den cuenta de que le he dado un descanso a la neurona para leer un poco por placer.
    ¡Cómo me gusta haberte encontrado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡ERES UN AMOR!
      Oye! Que nooooo... Que es al revés! Es sanísimo! Siempre y cuando quien tengas delante no piense que te partes de su cara, claro!!
      La alusión a la neurona, muy buena! A mí sólo me va quedando media!
      Un súper beso guapísima!!!

      Eliminar

Estaré encantada de que opines, te expreses, me cuentes cosas y, en definitiva, de que nos comuniquemos ;) ¿Te animas a hacerlo?